Ayudar a los demás 

Hace dos sábados salí a correr con unas ganas enormes. Puede ser, que como estaba de vacaciones y mi ejercicio físico el resto del día era cero, se acumularon las ganas y salieron todas juntas. Antes de salir, ya supe que iba a ser una tirada larga, así que me fui para La Grajera, un parque gigante que hay aquí en Logroño, y en el que tienes varias rutas si quieres hacer más o menos kilómetros y por el que pasa el Camino de Santiago.

¡Que importante es encontrarte bien y estar motivado, lo demás sale solo!
Corriendo por allí me crucé con una chica gorda haciendo ejercicio. Y entenderme bien la palabra. Yo también fui una chica gorda y casi me molestaba más que me dijeran rellenita, fuertecita, entrada en carnes…. Que gorda. Al fin y al cabo, es un adjetivo calificativo que solo es despectivo si tú te lo tomas así. Deberíamos dejar de ver la palabra gorda como algo despreciativo.

Bueno, al lío que me voy. Como os contaba, iba corriendo por allí y me cruce con una  chica gorda que iba corriendo, con la cara toda roja y muy sofocada. Me dieron unas ganas terribles de pararla, sentarme con ella en el césped y decirle que podía hacerlo, que estaba muy orgullosa de ella, que siguiera así que ese era el camino. Me vi totalmente identificada con ella y quería que supiese lo que yo viví y que si pone de su parte, lo conseguirá igual que yo lo conseguí. Por supuesto que nadie le regalará nada y que será duro, “pero mírame, si yo he podido, tú también”. A raíz de ese momento, el resto de la carrera, mis pensamientos se centraron en esa chica y en lo que me gustaría hacer por ella y por otras personas que se encuentren en el punto en el que yo me encontré. En el punto en el que piensas que estas tan pasada de kilos que va a ser imposible quitarlos. Todo lo ves lejano y que no va contigo, pero no es cierto. SE PUEDE. Probablemente esa chica no necesitaría que yo hiciera nada por ella, pero no puedo evitar querer ayudar cuando veo a alguien en el camino que yo empecé una vez. Así que estoy pensando que me encantaría poder dar charlas contando mi experiencia y animando a otras chicas y chicos que quieren hacer un cambio de vida y no saben como. Sería inmensamente feliz. No se como hacerlo, pero se que un día, lo haré. No para dar ejemplo de nada, si no para contar mi experiencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s